jueves, 27 de julio de 2017

Relaciones públicas



Si un día tuviera que escribir un artículo sobre cómo veo las relaciones públicas, seguro incluiría algo como lo siguiente:

Dentro de una red de relaciones, pienso que hay dos tipos de contactos. Yo las llamo operativas y sabias.

Operativas.  A un grupo pertenecen aquellos que están o seguramente estarán en un lugar social con poder de decisión. En función de su puesto, cargo o vínculos muy cercanos, pueden favorecer, abrir puertas o permitir que nuestros proyectos salgan adelante.
Pueden ser personas que además poseen un talento importante como la generosidad, la solidaridad, la empatía, pero no necesariamente.  En términos generales, es recomendable que tales personas reciban una percepción favorable de nuestro trabajo o proyectos. La postura que adopten, en el ámbito público o privado, suele facilitar determinados proyectos que nos proponemos.
Sabias. En este segundo grupo están las personas que debido a su experiencia y sabiduría son como guías, no necesariamente en cuestiones demasiado específicas, sino que nos aportan luz sobre situaciones, de forma panorámica y a la vez profunda, sobre lo que yace delante de nosotros. Pueden ser una gran apoyo moral, orientación ética y en general un buen soporte en el camino. Sus características ética están fuera de toda duda y su larga experiencia en su área aportan empatía ante cualquier adversidad. Son personas en armonía con la vida y suelen contagiar paz y serenidad.    
Ambos tipos de relaciones no son tajantemente excluyentes, sino dos tendencias bien marcadas que pienso se dan en las relaciones públicas. Si además se puede dar una relación de amistad, pues qué mejor, pero obviamente ese ingrediente crece de forma más lenta y por otros caminos que pasan más bien por el cariño, la admiración, y no tanto por la presunta utilidad práctica de un contacto.


La mayor parte del peso en el vínculo entre una persona y una entidad, marca o institución recae en un asunto de percepción, y esa percepción se construye principalmente con pequeñas experiencias de aceptación o de rechazo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te agradezco el tiempo que te tomas para dejar un comentario. Mi correo es yadivia@hotmail.com