jueves, 29 de junio de 2017

La adicción de la lectura




Así como un adicto busca compartir su máximo placer y quizá inducir a otros a su fuente de felicidad, hay otros pocos incurables que con placeres igual de hedonistas padecen un vicio del que no buscan recuperarse nunca. Me refiero a los adictos a la lectura que no sólo hablan sobre lo que leen, sino que además reflexionan por escrito sobre su dudosa costumbre.
Bajo la luz de una estrella muerta es un libro de ensayos escrito por Daniel Salinas Basave en el que combina la curiosidad por el misterioso acto de leer con su experiencia lectora. Del mismo modo que sólo el lenguaje puede ser herramienta para hablar de sí mismo, este volumen es también un libro que habla de libros, pero no en el sentido académico, que de eso no tiene nada, sino para mostrar sin proponérselo que el objeto libro es un artículo inmerso en las aguas de la historia.
En lo particular, el ensayo que más disfruté fue “Un impresor que no sabía leer y una serpiente oculta bajo la imprenta”, donde se relata la llegada de la primera imprenta en 1539 a tierras novohispanas. El impresor al que hace referencia el título es Juan Pablos Bresca, quien a pesar de no saber leer, fue el encargado del taller que durante los primeros años sólo produjo libros eclesiásticos.

Testimonio amueblado de lecturas
Las reflexiones de Daniel Salinas echan raíz en la actualidad al, por ejemplo, analizar el gusto por los videojuegos entre los jóvenes y preguntarse, datos en mano, cuál es el resultado de la pugna ente consola y libro. “El videojuego no sustituye a la literatura, pero sí arrebata potenciales lectores”, afirma.
Lejos del lenguaje académico y cerca del testimonio amueblado de lecturas, el libro reúne 18 breves reflexiones sobre el acto de leer y la lectura. Una de las principales cualidades de esta obra es la reflexión actualizada enlazando temas propios de la relación escritura–lector, como asuntos con la navegación de la lectura frente a las teleseries, los videojuegos y los youtubers.
El autor saca a Borges, a Cervantes y a Paul Auster a pasear, los sienta en una mecedora y los sitúa en su contexto. Su familiaridad con autores clásicos y contemporáneos en lugar de distanciarnos, nos acerca más al mundo de la literatura. En el libro, que sigue la línea de su Réquiem por Gutemberg, el autor reflexiona sobre el futuro de la letra impresa, sobre el primer y el último lector de una obra y sobre la supuesta muerte de la novela. Vamos: toca hasta el tráfico de libros —a propósito de adicciones— que durante un tiempo padeció la Nueva España. “En 1790 había más de siete mil 400 títulos en el Índice de libros prohibidos. 
Cabe mencionar que Bajo la luz de una estrella muerta obtuvo el Premio Internacional de Ensayo Sor Juana Inés de la Cruz 2015, con lo que el autor suma ya media docena de premios en un lapso de año y medio de trabajo escritural.
Si este libro se llevara en algún programa académico, bien cabría en la materia de “Sociología de la lectura”. Sin embargo, gracias a su lenguaje y a la habilidad con la que el autor se acerca al lector —a menudo usa la primera persona—, bien podría pasar por un libro de divulgación para que las próximas generaciones “le den el golpe al libro” y se vuelvan, si no adictas, al menos sean lectores sociales. Por puro placer, claro.

De la columna "La culpa es de los ojos".

miércoles, 28 de junio de 2017

La poesía sí paga




El poeta gana muy mal, no vive de su arte. Su obra no suele ser popular y muchos opinan que no tiene por qué serlo. Encima, sólo el dios tiempo elige a quienes tendrán un sillón en el palacio de la poesía y ello suele suceder cuando el poeta ya entregó el equipo. 

A pesar de todo existen los poetas, cuyo ejercicio no está sujeto a las leyes del mercado ni a los "me gusta” de las redes. En varios aspectos emergen desde la orilla de la corriente principal y, los más perseverantes, publican libros incluso de calidad.  

¿Qué hace a un buen poeta? ¿La cantidad de lectores? Convengamos de momento que un poeta es bueno aunque tenga cuatro lectores y un poeta puede ser malo así tenga decenas de libros publicados.

El ingreso de los poetas, déjeme decirle estimado lector, no siempre es tan malo. Hay unos mecanismos de apoyos oficiales, en forma de premios o becas, que hacen que un autor deje de preocuparse al menos temporalmente por la mensualidad de la casa y el pago del gas. 

El prestigio de ganar 
Cada año se destinan millones de pesos a concursos literarios que en casi en todos los casos incluye la publicación de la obra ganadora. El prestigio de ganar un premio puede tomarse con pinzas, no es garantía absoluta de casi nada, sino de la elección de tres seres humanos con trayectoria lectora que toman una decisión. Y claro, el reconocimiento abre muchas puertas y el monto económico ayuda a pagar las cuentas. Nada mal en un país donde el consumo del arte es menos urgente que buscar o mantener un sustento digno. 

Cuánto cobra la poesía. A cuánto ascienden los premios en el país. Entre los certámenes más prestigiados está el Aguascalientes, dotado de medio millón de pesos y el Jaime Sabines, con una bolsa de 100 mil pesos para el primer lugar (convocatoria en http://bit.ly/2rO3bNg). 

Otro premio importante es el Enriqueta Ochoa (bases en http://bit.ly/2rWlBve) que ofrece anualmente 100 mil pesos y en Baja California, los premios estatales de literatura, realizados cada dos años, están dotados de 25 mil pesos.
Y siguiendo con los montos, la joya de la corona, el premio gordo de la lotería en los certámenes en poesía es el Manuel Acuña que otorga al ganador 120 mil… dólares. Es decir, dos millones 160 mil pesos para el poeta seleccionado (convocatoria en http://bit.ly/2rO3bNg).

El poeta gana mal, es cierto, pero podemos agregar que no todos. En varios casos, aunque la venta de sus libros no sea su principal entrada, los certámenes tienen reservados jugosos frutos para quien sabe perseverar y esforzarse en el oficio. Y a usted estimado lector ¿le gusta leer poesía?¿Cuáles son sus poetas favoritos? En su opinión ¿cuáles son los mejores poetas que hay en Ensenada? Si gusta enviar su comentario, lo podemos discutir en la siguiente columna. ¿Le parece? 


Publicado en mi columna "La culpa es de los ojos", en el periódico El Vigía, de Ensenada, B.C.

jueves, 22 de junio de 2017

Cumbia en el corazón





Quiero bailar mi cumbia
pegado al piso con mi tambor

Quiero decirte algo
que sólo puedo con mi tambor

Quiero bailarte toda
desde Colombia hasta el Ecuador

Quiero pensarte menos
desearte menos mas por favor

Quiero bailemos juntos
por esta noche con tu calor

Cale desde más hondo
que son tus ojos de la pasión

Baila mi cumbia toda
pero conmigo con este son

Que sólo tu rostro cabe
enamorando mi corazón


(Esta letra se me ocurrió esta tarde mientras escuchaba unas cumbias).

Gatito



Estoy pensando en adoptar un gatito.

lunes, 19 de junio de 2017

Gatita negra



Murió la gatita negra. La casera me lo dijo días después. Hice cuentas y fue el 23 de mayo. Ese día fue martes. Deduzco que fue por la infección de la muela; ya casi no comía. "La enterramos en el patio, por si le quieres traer flores", me dijo doña Carmen con una sonrisa para dentro. Creo que es el punto final de un ciclo. Confieso que sí sentí mucha tristeza.

martes, 13 de junio de 2017

Un dudoso elogio del varón






O dicho de otra forma: un varón, heterosexual, en edad productiva y blanco (o morenazo, como este que escribe), no necesita de un día para hacerse visible: Somos los que partimos el queso y los que calificamos a los demás. No somos el Otro de nadie, porque nosotros definimos quién es el Otro, el distinto, el que se sale de este centro, el que para su desgracia vive al margen. Nosotros los varones somos la estadística invisible en los feminicidios, en los crímenes de odio, en al acoso de todos los días y en los embarazos adolescentes, tampoco aparecemos en la foto de la violencia familiar y una decena de artículos del código penal no tienen nada que ver con nosotros, vamos, son sólo una formalidad. 
Al igual que los grandes potentados, no hay ganancia en que el mundo se entere quiénes somos, y si se entera, que también sepa que de todas maneras nos vamos a llevar la tajada más grande. Con esa libertad nos basta. Estamos libres de culpa. 
¿Un día del varón? ¿Cómo para qué?

domingo, 11 de junio de 2017

El corazón


Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando", Mario Alonso Puig.



jueves, 8 de junio de 2017

Nunca más




Una frase lapidaria presidirá mi sala: 

"Nunca más podrás bailar cumbia sin acordarte".

lunes, 5 de junio de 2017

El requisito de la salud emocional




He aprendido y comprobado que para crecer en el ámbito profesional, económico, laboral y familiar es necesario primero tener resueltos asuntos de orden emocional (que incluye asuntos de pareja y los temas relacionados con los padres, principalmente, aunque no son los únicos).
Sin salud y estabilidad emocional no hay despegue posible. Se vive en una pequeña caja de cartón con periódico y un foco de 40 watts en una incómoda comodidad permanente.
Preferir a toda costa y por encima de todo a personas y situaciones emocionalmente saludables (así como educación financiera) debería ser materia obligatoria para pasar de primero a segundo año de primaria.


La frase del día y un comentario:

"La felicidad está dentro de uno y no al lado de alguien", frase atribuida a John Lennon, quien por cierto, hasta donde sabemos siempre estuvo al lado de alguien. Gracias, John, sabemos que de todos modos fuiste bien chido. Maltratabas a Yoko, pero eso no importa, fuiste feliz, cabrón, todo un genio.